Home » Familia » No te tortures si lo vas a inscribir a la guardería

No te tortures si lo vas a inscribir a la guardería

Dejar a tu hijo al cuidado de alguien más es un tema que te provoca ansiedad, temor y culpa. Estos sentimientos se maximizan cuando se trata de una guardería, ya que no falta quien te diga que lo vas a dejar en un lugar desconocido a cargo de personas extrañas. En muchos casos llegas a convencerte de que eres una mamá irresponsable por abandonarlo a tan corta edad. ¡No te atormentes!

Sin lugar a dudas entrar a una estancia infantil es un cambio drástico y más si todo el día ha estado contigo o con gente que conoce (abuelos, tíos). Sin embargo, esto no significa que sea malo o que tendrá repercusiones negativas en su desarrollo emocional.

Entiende que la separación que experimentarán tendrá ventajas para ambos y que no es válido que te lo reproches.

Mentalízate de manera positiva. Por ningún motivo permitas que te digan que si lo llevarás ahí es porque vas a desatenderlo; no eres mala ni negligente. Lo que hacen en estos lugares es echarte la mano cuando trabajas o tienes obligaciones extras.

Sé consciente de todos los beneficios. Quizá por su personalidad tienda a socializar más rápido que si se la pasara todo el día en casa y además conocerá el entorno, le enseñarán a compartir y convivirá con muchos niños.

Aprende a confiar. Es lógico que pienses que nadie podrá ni sabrá cuidarlo mejor que tú, pero es necesario empezar a soltar; el trabajo de las personas a cargo es asegurar el bienestar de los menores, que se encuentren bien alimentados, cuidados, atendidos, etcétera.

Para que sea más leve la transición puedes:

Concentrarte en otras actividades: el tiempo que él esté en la escuela ocúpalo para apurarte en tus actividades

Mostrar una actitud alegre cada que lo lleves y recojas

Hacer una lista de los pros que conlleva esta nueva dinámica

Dedicarle tiempo de calidad. ¡Aprovechen las tardes o los fines de semana!

Si tienes malas referencias o comentarios negativos de las guardería, descarta la opción y busca con anticipación la que mejor se adapte a ustedes. Si algo no te convence acerca de las maestras, las instalaciones o la seguridad, continúa buscando hasta encontrar el que cumpla con tus expectativas y exigencias. ¡Sigue tus corazonadas!