Home » Familia » Errores que cometemos al querer disciplinar a nuestros hijos.

Errores que cometemos al querer disciplinar a nuestros hijos.

La pregunta de todo padre es ¿Cómo educar de manera eficaz a mis hijos? Si eres de los que han fracasado en sus intentos de disciplinar a tus pequeños, no te preocupes no eres el únic@, y es que nuestro error es que muchas veces aplicamos técnicas que no sirven.

Hoy queremos aconsejarte sobre algunos errores de disciplina que los padres cometemos muchas veces sin darnos cuenta y que en la mayoría de las veces podemos evitar:

Decir pequeñas mentiras

A veces, los padres mentimos a nuestros hijos para que nos hagan caso; el problema es que las mentiras tienen patas cortas y a veces pueden complicarnos más las cosas. En vez de mentir es mejor utilizar otros trucos, como la empatía.

Amenazar pero no actuar

Muchos padres dicen a menudo los castigos, pero nunca los llevan a cabo. Esa es la peor manera de disciplinar a un hijo, ya que nos pierde el respeto. Si vamos a ser lo malos de la película, aunque no sea divertido, debemos actuar. Lo mejor es dar una advertencia, y si el niño vuelve a repetir la actitud mala, debemos demostrarle que tiene consecuencias.

Unión entre los padres

Si uno de los padres dice una cosa, pero el otro hace lo contrario, probablemente los niños no hagan caso a ninguno de los padres. Lo mejor es mantenerse unidos para que los niños no diferencien entre el malo y el bueno.

Sobornar

A veces los padres sobornan a los niños diciéndole que si hacen algo, recibirán su recompensa. De esta forma, los niños no cumplirán a menos que hagas lo que ellos piden. Sin embargo, aunque a veces son necesarios los sobornos, lo que hay que utilizar más menudo son los halagos.

Romper tus propias reglas

En ocasiones, queremos educar a nuestros hijos en cosas que nosotros hacemos mal. Por ejemplo, no queremos que digan malas palabras, pero nosotros las decimos delante de ellos, que son grandes imitadores.

Perder los estribos

En algunos momentos en que nuestros hijos estén especialmente inquietos, podemos perder los estribos. Sin embargo, esto no les da un buen ejemplo, por lo que es necesario respirar hondo y calmarse antes de disciplinar al pequeño.

Esperar mucho tiempo

Los niños no suelen recordar lo que han hecho una hora después, por lo que no podemos ponerle castigos que sucedan dentro de mucho tiempo, sino inmediatamente.

Largas explicaciones

A veces, los padres queremos disciplinar a nuestros hijos dándoles largas explicaciones sobre lo que está bien y mal. Sin embargo, los niños no suelen entrar en razón, por lo que es conveniente no dar muchas explicaciones y adecuarlas a la edad del pequeño.

¿Te sentiste identificado con alguno? No te preocupes estamos a tiempo de mejorar y ser los Padres que nuestros hijos necesitan.

Cuéntanos tu experiencia como madre o padre y qué cosas consideras mejores que otras a la hora de educar a tus pequeños.