Home » Mamá y bebé » Envuelve a tu bebé.

Envuelve a tu bebé.

Envolver al bebé es un modo de hacerle sentir en un entorno seguro. Cada día más  mamás deciden utilizar los arrullos y las muselinas para arropar a sus recién  nacidos. 

El médico obstetra Michel Odent, uno de los más reconocidos defensores del parto natural, afirma que,  en realidad, el embarazo dura 18 meses, nueve meses dentro de útero materno y  otros nueve fuera. Por eso defiende que lo más natural es que la madre continúe  llevando a su bebé lo más cerca posible del  corazón. 

Son muchas las culturas con tradición de  envolver a los bebés y encontramos ejemplo a lo largo y ancho de todo el mundo  con el rebozo en México, el amauti de la tribu Inuit en Alaska o el papoose de  los indios americanos y los armenios y seguro que si buscamos en nuestras  mantitas de cuando éramos bebés podemos encontrar algún arrullo, un trozo de  tela con el que nuestras madres nos envolvían para tenernos en brazos o para  ponernos a dormir en el capazo y que su propio nombre indica pretendía arrullar,  es decir, adormecer a los bebés.

Tras el  nacimiento del bebé, especialmente durante el primer trimestre, los bebés echan  de menos las sensaciones del útero materno: los latidos del corazón de mamá, los  sonidos internos del cuerpo, el balanceo y las voces de mamá y de los  familiares. Además, la cantidad de estímulos nuevos tras el nacimiento puede  provocar estrés en los recién nacidos. De hecho, se baraja que sea una de las  causas más probables de los temidos cólicos del lactante.

Muchas  madres han comprobado cómo, en numerosas ocasiones, el llanto inconsolable de  los pequeños sólo se calma con abrazos y envolver a los bebés es un modo de que  los pequeños se sientan seguros, abrazados y  protegidos.

Tres ventajas

1.- Facilita la  transición del útero al ofrecerle una presión y abrigo que se asemejan al  vientre materno.

2.- Evita los reflejos del bebé y ayuda a que los  movimientos bruscos que tienen durante el sueño puedan perturbarle.

3.-  Le mantiene en un entorno cálido cuando el recién nacido aún no regula  adecuadamente su temperatura.

Entre las distintas opciones disponibles  para envolver en los bebés encontramos las muselinas, una tela fina y transpirable originaria de Mosul (Irak) que también se fabrica  en la India. Hecha con hilo de algodón o de bambú es un tejido elástico y  delicado ideal para el  arrullo ya que mantiene al bebé sujeto a la vez que le permite algo de  movimiento. Además, puedes elegir entre numerosos estampados y tonos dentro de  una gama suave de colores.

También encontramos mantitas diseñadas  para envolver y mantener cálido al recién nacido con originales diseños inspirados en la naturaleza.