Home » Salud » Cuatro secretos para acelerar tu metabolismo (y adelgazar sin esfuerzo)

Cuatro secretos para acelerar tu metabolismo (y adelgazar sin esfuerzo)

Aunque te cueste creerlo, no es difícil. Los metabolismos ‘tortuga’ pueden recibir un pequeño empujón si eres constante y sigues hábitos saludables y haces ejercicio.

Con estos cuatro consejos conseguirás acelerar tu metabolismo. Eso sí, tendrás que seguirlos al pie de la letra:

Nunca te saltes el desayuno. Es una regla fundamental para mantener un buen ritmo metabólico. Después de varias horas sin comer (las que corresponden al sueño) debes tomar algún alimento para aportar energía al organismo y engrasar la maquinaria metabólica. Un metabolismo perezoso no te ayudará a adelgazar, todo lo contrario, porque se convierte en una máquina de acumular calorías. Así que, en contra de lo que podría parecer pasar largos períodos de tiempo sin comer nada solo sirve para que cuando comas el cuerpo acumule hasta el ultimo gramo para sobrevivir a la próxima “hambruna” a la que lo vas a someter. Recuerda. La regla básica es no saltarse comidas y no dejar que el cuerpo pase muchas horas sin ingerir alimento.

Come el número correcto de calorías (y controla las raciones). Comer varias veces al día no significa comer más cantidad. El metabolismo es un proceso químico que convierte la comida en energía, así que se trata de ingerir lo que seas capaz de gastar en tus actividades diarias. El ratio de tu metabolismo basal es el número de calorías que tu cuerpo quema cada día en reposo. Conocerlo es fundamental para saber cuántas calorías debes comer a diario para mantener tu peso.

Calcula cuántas calorías te mantienen en tu peso actual. Por supuesto, no vas a estar siempre en reposo, y cualquier actividad mínima (levantarte del sofá para coger el mando de la tele) supone un gasto de energía (mínimo en este caso). Se trata de saber cuantas calorías te mantienen en tu peso actual. Y ya en el caso de que quieras adelgazar deberás ingresar 500 calorías menos comiendo una menor cantidad de calorías o haciendo más deporte, o mucho mejor, con una combinación de ambas cosas de forma equilibrada y sin excesos.

Convierte el ejercicio físico en una rutina diaria. Hacer ejercicio cardiovascular entre tres cinco veces por semana se asocia con un metabolismo más rápido en reposo. Eso significa que aun cuando no estás en el gimnasio tu cuerpo sigue quemando calorías.